La Reforma Fiscal


La reforma fiscal introducida por el Gobierno a través de la Ley 35/2006 de 28 de noviembre, en vigor desde el 1 de enero de este año, poco tiene que ver con las políticas económicas de izquierda.

En concreto, por lo que respecta al IRPF, que es el tributo que puede contribuir en mayor medida a que nuestro sistema fiscal sea más justo, se han adoptado unas medidas, que a mi parecer, atentan contras los principios de justicia tributaria del art.31.1 C.E. : “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos deacuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio”.

En vez de corregir los principales problemas que afectan al tributo para mejorar su equidad y suficiencia, asegurando la progresividad de la tarifa con más tramos y tipos más elevados para los contribuyentes de mayor capacidad económica, lo que se ha hecho es todo lo contrario.

Así , se recorta la tarifa deduciendo el número de tramos hasta 4, desde el 24% y disminuyendo el marginal máximo hasta el 43%. La reducción de tramos y la ampliación de sus cuantias reduce la progresividad al permitir que contribuyentes con niveles de renta muy dispares tributen a un mismo tipo medio. Además ésto supone una disminución de la carga impositiva de todos, pero en mayor medida a los de rentas más altas.

Está claro que si se reduce la carga impositiva la recaudación por este impuesto también se disminuye. Para compensar estas perdidas la ley prevee financiarlas con el desarrolo de tributos medioambientales y otros impuestos indirectos. Parece una mala solución recortar un tributo directo y progresivo, que tiene en cuenta la capacidad de cada contribuyente, buscando cierta compensación con tributos ecológicos o tributos indirectos que no tienen en cuenta la capacidad económica.

Bajar los impuestos no es una medida de izquierdas. Para obtener buenos servicios públicos se debe disponer de los fondos necesarios para su financiación, financiación que debe ser soportada en mayor medida por aquellos con rentas más elevadas (principio de progresividad)

Anuncios

Acerca de ohencito

dani m cae mal ;)
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Reforma Fiscal

  1. Melkor dijo:

    Buen artículo, aunque me gustaron más los anteriores. Aunque estoy plenamente de acuerdo con lo que dices, creo que el post hubiese ganado dándole un tono un poco más coloquial ¡no todos somos expertos en derecho! 😀

    Salu22!!

    Me gusta

  2. Dieguito dijo:

    Ti non eras o que dicías que a reforma do IRPF era boa para as clases baixas? Xa me estas a cambiar de ideas. Bueno, polo menos o cambio foi a mellor

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s