Lo que ha cambiado el futbol


Que no cunda el pánico, ya se que es un segundo artículo seguido hablando sobre fútbol, pero esto no marcará una tendencia. Simplemente casualidad. Quizás porque el país está un poco convulso por los recientes problemas que se están planteando con los últimos cambios originados en el mundo de fútbol. De hecho se está transformando tanto este deporte que uno comienza a echar de menos algunos pequeños y grandes detalles que lo engrandecían.

Las cosas no son lo que eran en casi todos los ámbitos de la vida, pero en fútbol todavía es peor, todo se calcula milimétricamente, las cámaras lo graban todo como si fuera un gran hermano, y los medios de comunicacion-Mas bien opinión- hacen juicios en tiempo real de lo que acontece.

Por eso echemos un vistazo a tiempos pasados, quien no recuerda por ejemplo ir por la calle los domingos, y encontrarse a los mayores paseando con su transistor escuchando el carrusel de partidos-gooooool en las gaunas!!! goooool en el Benito Villamarin!!!- de aquella sonaba la canción del marido que abandona  a la mujer los domingos por el fútbol. Si bueno eran otros tiempos, ahora le abandona todos los días, porque todos tienen fútbol y a todas horas, además el transistor paso a mejor vida, hoy como mucho queda algún que otro mp3 que canta los goles en la intimidad del receptor. Lo peor que los horarios son tan dispares que la emoción de escuchar el telégrafo anunciándote un gol, y no saber de que partido será se ha perdido, ahora ya sabes seguro en que partido se marcó y por el tono del goool ya sabes si lo marco el equipo visitante o el local. Otro aspecto bien diferente es la hora de afrontar el domingo por la noche, antes era habitual mirar los resúmenes de los partidos y a la vez terminar de hacer los deberes, pues se acercaba el lunes y había que ir al cole. Ahora olvídate de ver lo mejor de la jornada porque nadie tiene los derechos televisivos.

Pero no solo de transistores y televisión vive el hombre, por ejemplo en los banquillos el entretenimiento era otro, los nervios se mataban a base de chupa chups, pipas y como no del campanote provocado por el entrenador y su cuerpo técnico fumando como locos. Ahora la cosa es mas suave, como mucho se masca un chicle o se toma un caramelo. Al igual que a la hora de desfogarse, como las cámaras lo graban todo, los jugadores han cogido el habito de taparse la boca con la mano, no vaya a ser que les cacen diciendo lo que antes decían sin tabúes ni complejos-que si que eres un hijo de puta pajares paz!!!-. No solo a la hora de insultar, los jugadores y técnicos también se desahogaban en el campo, o quien no recuerda la patada de Stoichkov al arbitro, bueno, en los campos y en la grada como Cantona haciendo karate con un aficionado que tuvo la osadía de increparle. Ademas antes si que se tocaba los huevos-en el sentido literal de la acepción- y no como ahora, si no que se lo digan a Valderrama o a Michel que vaya cara de susto que puso al tocarle aquello.

De todos modos si hay una cosa que no me gusta del fútbol actual, es la de la estética de los jugadores que saltan al campo mas arreglados que en el propio día de su boda. Y es que ahora todos se creen modelitos y bellezas, dando así la impresión de que en este deporte ya no hay cabida a los hombres feos. ¿Será que la profecía de aquella vieja canción que decia-que se mueran los feos que no quede ni uno- se ha cumplido? Puede ser que si porque ya no aparecen jugadores incómodos de ver como Derticia, Prosinecki o Letchkov, sin nombrar que las barbas, los bigotes, las cabelleras despeinadas y los hombres peludos parecen haberse extinguido. Ahora nos encontramos un ejercito de metrosexuales que salen con las cejitas depiladas, los coloretes en las mejillas, las ojeras maquilladas y la piel bien exfoliada. Y es que la moda ha llegado a cualquier rincón del terreno de juego, no se salva ni el arbitro que va aderezado con unas ropas de colores mas adecuadas para el día del orgullo gay que para hacer de juez y verdugo como en el pasado, porque antes si, los odiados árbitros y sus jueces vestían de negro como una bandada de cuervos dispuestos a quitarle los ojos al jugador a base de tarjetazos.

Volviendo a los jugadores, en el pasado los números eran dinámicos, nadie tenia el suyo propio, un numero era casi el equivalente a la posición donde jugaría, por ejemplo el 2 y el 3 eran los laterales y el 4 y el 5 los centrales, el 10 era casi siempre el delantero centro, el referente, el jugador que marcaba las diferencias. Incluso la manera de jugar ha cambiado, bueno en cierto modo es normal, los jugadores están mejor físicamente, son mas técnicos y tácticos, pero rayos y centellas lo táctico está ganando tanto peso que es difícil ver cosas nuevas, es como si cada futbolista tuviese su propio guión y no pudiese salirse ni un ápice de el o en caso contrario, corten y nueva toma.

Muchas cosas han cambiado y podría pasar semanas comentándolas, como la bandera del juez de linea, la calidad de los balones, el césped, los estadios, la afición, las botas y mucho mas, pero hay 3 cosas que por suerte aún no han cambiado y es que las porterías siguen siendo rectangulares, los balones redondos y los goles se siguen celebrando con un goooooooooool!!!!

Anuncios

Acerca de danigc

Nacido en el 1982. Interesado en politica internacional y sobretodo en conflictos armados. Me dedico a escribir en este blog mi propia visión del mundo.
Esta entrada fue publicada en Fútbol y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s